sábado, 29 de diciembre de 2007

punctum


Ójala tuviera algo que decir con respecto a la imagen que no se haya dicho ya. Quizás omito porque tengo la sensación de que todo el mundo lo sabe.
Cada vez tengo más claro que la imagen es un lenguaje... o un metalenguaje, pero es impresionante como sus reglas ortográficas, su sintaxis, su semántica, muta dentro del mismo individuo y de un individuo a otro. Tanto dentro del creador como del lector (para fustración del artista incomprendido). Por ejemplo, siento que en los medios de comunicación es más importante el formato que el contenido en si. De hecho el contenido se repite insaciablemente en todas las noticias, lo que varía es.... simplemente la noción de actualidad.

Lo que antes yo tomara como verdad, no es más que un sentimiento pasajero plasmado en una imagen que permanece, y que, rescatado del fondo del armario sale de nuevo a flote con una vigorosa sensación de realidad. Pero es un sentimiento, como una poesía. Punctum.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Introducción a "La figura de la ausencia"

La figura de la ausencia.

Las palabras son como un vaso de agua derramada sobre la arena.
Ramón J. Sender

Claridad significa tranquila posesión espiritual, dominio suficientede nuestra conciencia sobre las imágenes, un no padecer inquietud ante la amenaza de que el objeto apresado nos huya.
Ortega y Gasset.

La fotografía posee ese grado de verosimilitud (real y engañosa) y esa estabilidad, que sirve para proteger los recuerdos efímeros, en post del testimonio de la existencia.
Las ideas son efímeras y evolutivas y las visiones efímeras.
La fotografía es un torrente de luz esculpido por nosotros y el azar.
La fotografía es un anclaje de la imagen de algo que se fué.
la imagen fotográfica está ahí y se obstina en permanecer.
Nos obstinamos en hacerla permanecer porque el recuerdo mantiene vivo el pasado.
Apegados a la nostalgia del recuerdo de lo que el hombre hizo para saber quienes somos. A lo mejor, ese exceso de recuerdos impide al hombre avanzar de una manera pura hacia el futuro.
Hay demasiado peso sobre nuestras conciencias. Lo definitivamente muerto es aquello que desaparece en el olvido. Hay una diferencia entre conocer y reconocer.
EL futuro es probablemente inimaginable porque la evolución humana tiende hacia lo inimaginado.
La vida es la muerte de lo muerto.

Hay cierta sentimentalidad en estas imágenes, que de alguna manera, lo desprovee de objetividad. Se ha combatido mucho al mundo real desde la ficción y desde el espíritu, encaminándonos con la levedad como burro que sirve de guía a la recua.
El hombre es especular, mímesis, sombra de sombra que crece. La memoria reluce en las coincidencias, y el amor nos liga a las cosas y a las personas.
La fotografía es un culto a la memoria, pero cierta pérdida de calidad en la imagen por su gran masificación, supongo, provocan restos indisolubles en la memoria. Se pueden hacer varias cosas en cuanto a la composición; permitir que el azar ordene los elementos sin esperar, ordenar todos los que se puedan, o esperar a un orden momentaneo y acepado.
Ortega y Gasset dice que el hombre rinde al maximo de sus facultades cuando es consciente de sus circunstancias, y que la profundidad está condenada a salir a la superficie si quiere manifestarse.
El contenido, al igual que la superficie debe alcalzar unas proporciónes aceptables, un equilibrio para rodearnos de equilibrio. Aunque la búsqueda del equilibrio es secular, las personas y las cosas entran en contacto, se interfieren, y la propia inestabilidad es el equilibrio.
¿Faltan criterios?, ¿perplejos por las casualidades?¿por su propia ficción?. Combatir fantasmas es crear fantasmas.
Nunca faltarán hombres para la documentación.
La grandeza es una imagen. Ahora se venden los criterios con las imágenes, una gran envoltura filosófica. Todo estuvo allí alguna vez, con su calidad plástica y su concepto. Todo está allí, ahora. Sólo hace falta verlo.
Tengo la sensación de que hay un gran temor generalizado, por no saber lo que se está viendo, cuando siempre hay evidencias (y coincidencias).


La arena no enturbia el agua.
RUIZ. 2001

Texto introductorio a "La figura de la ausencia".

la piedra





gatos de cristal

lunes, 10 de diciembre de 2007

no existir

(111)

"Lo que no tiene nombre no existe".
Es curioso como nuestra conciencia necesita nombrar las cosas y los hechos para darles forma y definirlos ("definir" es llevar a un fin). Es un ejercicio que a un ser silencioso de pensamiento como yo, jeje , le cuesta por la falta de costumbre. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que estamos ciegos y, cansado de gritarlo y hacer el marciano, me sumergí clamorosamente en la masa colectiva, dejándome arrastrar por esas decisiones que la sociedad acepta. Bien calladito. Es lo que hay. Sistema. No quise culparme de los errores de toda la humanidad. Esa responsabilidad pesa mucho. Y bueno, tengo que decirlo: ¡qué mal lo estamos haciendo, qué pandilla de cretinos somos todos!, ¡qué equivocados estamos!.

M.C. me dijo que el blog es bueno para volcar la rabia. Creo que funciona muy bien para muchas cosas, y últimamente llevo sobre mi cabeza un nubarrón. Podría ser de responsabilidad, miedo, no lo sé, otra vez la incertidumbre, pero esta vez vuelve con otra forma. Con la forma de los treinta y tantos.
En fin, zarpo y no sé muy bien donde voy.

(analisis 111)

Todo esto viene porque le estaba dando vueltas a estas frases para encontrarles un sentido. Esta es otra: "En el silencio se encuentra la esencia de las cosas".
Así que llego a la conclusión: "En el silencio, la potencia".
Parece un haiku.

jueves, 6 de diciembre de 2007

cielo y mar


Encuentro esto.

Un pequeño díptico. Arriba el cielo, el sueño, el pensamiento, la libertad. Abajo el mar, las olas que se pierden mientras suben hacia el horizonte, unidos en el infinito. Vacios e inmensos como un folio en blanco.

lo hecho echado está


He escrito el e-mail que nombraba al principio de este blog. Corto, sórdido, escaso... pero siempre suficiente. Al principio el miedo se te apodera. Una sensación de permanencia del ego impide cualquier cambio. Pero como también he perdido la costumbre de pensar e imaginar y el miedo no hace mas que imaginar pos ha sido fácil. Como quién da un paso desde el muelle al barco mientras las olas mecen la cubierta. Te puedes caer, pero si el paso es más decidido tienes menos posibilidades de caer al agua porque las piernas no te tiemblan. A pesar de ofrecerme siempre cabe la posibilidad de que con una bici me mande a paseo.


Paso de página.