martes, 6 de mayo de 2008

la desesperación


En una de esas bodas me dispongo a hacer fotos a los invitados.

De repente un comensal extiende su mano para taparse y hacer el típico gesto de "fotos NO" pero con un tono realmente desesperado e indignado. Más tarde me enteré de que tenía placa.

Inevitablemente en el baile se repitió la escena, sin querer. Era muy gracioso verlo bailar una especie de pasodoble llevando a su señora como una veleta para tapar mi objetivo con las dos manos (las de él y las de su esposa). Apunto estuvieron de caer al suelo. Él estaba desesperado, su mujer se reía con mi complicidad como diciendo "tranquilo, está loco", mientras yo me lastimaba la nariz por uno de esos golpes con la cámara...