lunes, 5 de mayo de 2008

mensaje anónimo

Recibí un mensaje anónimo y muy coloquial desvelando que me habían visto trabajando y que no me habían dicho nada por prudencia, pero que me invitaban a un encuentro con café...
Yo empecé a imaginar quien podría ser... El abismo del pasado se hizo más pequeño. Las personas más añoradas afloraron en el desierto ofreciéndome sus manos.
Gracias por el mensaje.