jueves, 21 de agosto de 2008

humo


Eran tiempos adolescentes. Tabaiba flotaba como una barca mecida por las olas cerca del puerto.
Portugal era un sueño misterioso y romántico de colores suaves y texturas descolchadas. La luz lo acariciaba todo y todo se dejaba tocar.