lunes, 15 de febrero de 2010

encuentros


Camino por la calle. Imagino que todo lo que veo lo he imaginado, lo he soñado, lo he pensado. De todas las formas que veo son pocas las referencias a la naturaleza, sólo los cuerpos humanos cubiertos con ropas. Lo demás proviene de la materialización de lo pensado por los humanos. Sus cuerpos, sus gestos, sus palabras se han escogido de una gran amalgama de posibilidades. Los encuentros en la calle eran los grandes frutos que el azar a lo largo de toda la eternidad ofrecía a la realidad.
Casi nada queda de la referencia ordenada de lo natural. Todo es pseudoriginal. El hombre intenta superar a la evolución porque cree que no tiene tiempo. Su cuerpo es el saber de la conciencia y de la inconsciencia. Sus órganos manipulan la estructura atómica y el orden. En los testículos se producen los secretos atómicos de la perfección. En la mente transforma la realidad natural en artificio.