viernes, 7 de mayo de 2010

zas


En la teoría fotográfica se suceden los debates. La imagen ¿es una verdad?, ¿es una mentira?, ¿es una verdad que parece mentira o mentira que parece verdad?, ¿una mentira aceptada, una ficción..?.

La imagen es una cuestión de fe igual que lo es la palabra (y la palabra escrita más, de hecho la Biblia fue quedando relegada con la imprenta, la fotografía tambiéna medida que se desentraña el santo misterio).

Será por el nivel de iconicidad que tendemos a engañarnos con la fotografía, pero los medios y nosotros mismos ponemos la imagen al mismo nivel que la palabra. Al fin y al cabo los dos son lenguajes. la pregunta no es si la fotografía es ficción ¿lo es la palabra?. La pregunta es ¿para qué queremos el lenguaje?, ¿para debatir si el lenguaje es verdad?.

Un Absurdo



Tendemos a fotografiar las cosas para saberlas como vividas. Esa capacidad de detener el tiempo se parece a la memoria y ayuda en el proceso cognitivo. Para Duchamp casi fue al revés. Quizás una broma. Pintar una fotografía para conocerla. Fotografiar el movimiento para detenerlo.