viernes, 7 de mayo de 2010

Un Absurdo



Tendemos a fotografiar las cosas para saberlas como vividas. Esa capacidad de detener el tiempo se parece a la memoria y ayuda en el proceso cognitivo. Para Duchamp casi fue al revés. Quizás una broma. Pintar una fotografía para conocerla. Fotografiar el movimiento para detenerlo.