viernes, 3 de septiembre de 2010

La diferencia no es grande.



Ya se sabe que el hombre es una mano con reloj.
Sender