miércoles, 15 de septiembre de 2010

la duda ofende


Cometer errores y el sufrimiento (dos cosas, a veces, irremediablemente unidas) son fuentes del saber que cicatrizan de modo más profundo, y paradójicamente, muestra una vida más intensa, más vivida. Por eso digo que la televisión emite sin saber. Su lenguaje (el audiovisual), tiene implícita e innatamente unos conceptos más desarrollados, pero como en todo lenguaje, hay que saber expresarlos, y también interpretarlos.