sábado, 27 de noviembre de 2010

elsa


Pero la observación estaría fuera del lugar, ¿quién ha pesado nunca el alma?.
Sender