lunes, 29 de noviembre de 2010

supervivencia



Para mirar tus propias imágenes como un extraño hace falta tiempo y distancia, alejarse de uno mismo.

Y luego está lo del estilo. Acostumbras a alguien a ver tus fotos de determinada manera y lo moldeas. La supervivencia del ego nos impide leer imágenes con nuevos códigos.