jueves, 28 de abril de 2011

arquitecturas



No sé que me gusta de esto. No sé si es lo feo, lo villano, lo triste, lo estético...Si el sueño del niño que dibuja la casa con cuatro palos hecho realidad. Lo real, inverosímil...