domingo, 18 de noviembre de 2012

Ego


Despierta, Sr Green, no ves lo que tienes delante...
Una combinación peligrosa, jugadores de ajedrez y timadores.


El Ego es el embaucador de confianza más grande que hubiéramos podido crear, que hubiéramos podido imaginar, porque no lo ves.
Y el timo más grande que existe es "yo soy tú".
El problema es que el Ego se esconde en el último lugar que buscaríamos, dentro de si mismo.
Disfraza sus pensamientos y los tuyos, sus sentimientos y los tuyos. Tú te crees que tu ego eres tú.
La necesidad de la gente de proteger su propio ego no conoce límites, mentirán, engañarán, robarán, e incluso matarán para mantener lo que nosotros llamamos el valor del ego.
La gente no tiene ni idea de que está en una cárcel, no saben que hay un ego, no conocen la distinción.
Al principio a la mente le es muy difícil aceptar que en ella hay algo más, algo de mayor valor y de mayor capacidad, para poder discernir la verdad.
En religión el Ego se manifiesta como el Diablo, y naturalmente nadie se da cuenta de lo listo que es el ego porque creó al ego para que pudiéramos culpar a alguien. Al crear este enemigo externo imaginario creamos un enemigo real para nosotros que se convierte en un peligro real para el ego, pero eso es también creación del ego.
No existe ese llamado enemigo externo, sea lo que sea lo que diga esa voz interior, toda percepción de un enemigo es una proyección del ego como el enemigo.
En ese sentido podemos ver que el 100% de los enemigos externos es una creación nuestra.
Tu mayor enemigo es tu propia percepción interior, es tu propia ignorancia, es tu propio ego.

Fragmentos finales de "Revolver" escrita y dirigida por Guy Ritchie en 2005.