martes, 20 de mayo de 2014

pies y piedras


No los recordaba verdes.
Más verdes que nunca.
Esos ojos eran verdes.
Como los mios.